domingo, febrero 26, 2006

El abanico de Lady Windermere...


Entre los géneros literarios que escribía con una capacidad y brillantez creativa, Oscar Wilde escribió cuatro comedias. Una de ellas es “El abanico de Lady Windermere” -comedia en torno a una mujer buena- obra teatral escrita en 1892. El escritor irlandés se desenvolvía en los círculos aristocráticos y aprovechaba narrar acerca de ellos, reflejando agudeza e ironía de tal forma que era famoso por su ingenio.

Esta comedia ha sido llevada a la pantalla, por el director Mike Barker, quien modificó tiempo y lugar de la historia, pero trató de mantener las líneas del escritor irlandés. Aquí la historia no es en Londres, sino en Amalfi, en la Riviera italiana en los años 30, recordándonos que después de todo, mirar las actitudes de la burguesía en todos lados y en todas las épocas, es lo mismo.

Lady Margarita Windermere es la joven esposa de Robert Windermere, ella cree que su esposo la engaña con una dama de mala fama llamada Erlynne, sin saber el secreto que existe entre ellos. Antes de llegar a la verdad de tal secreto y enredos, a través de la historia, se leen los diferentes diálogos que surgen entre todas las amistades de la pareja, las frases memorables de Oscar Wilde se pasean y recordarlas o conocerlas por primera vez, nos causa risa o reflexión.
Por ejemplo, la plática de los caballeros: “En este mundo hay solo dos tragedias. Una es no conseguir lo que uno quiere; y otra, conseguirlo. Esta última es la peor”. Y ellos siguen burlándose y comentan: “Todo santo tiene un pecado, todo pecador tiene un futuro”. La de la anciana experta: “El llanto es el refugio de las mujeres feas y la ruina de algunas bonitas. Todos los hombres son malos, ellos, sin excepción. Y nunca mejoran. Los hombres envejecen, pero no mejoran jamás”. La del soltero empedernido: “El mejor modo de mantener mi palabra es nunca dándola” y está convencido que: “Entre un hombre y una mujer no hay amistad posible. Hay pasión, enemistad, adoración, amor; pero no amistad”. Lady Margarita reflexiona acerca de las mujeres: “Las mujeres que llamamos buenas pueden llevar cosas terribles en ellas; pasar por situaciones de locura, de inconsciencia, de afianzamiento propio, de celos, de pecado. Las mujeres malas, como se las denomina, pueden tener, en cambio, dolor, arrepentimiento, compasión, sacrificio”. Erlynne es sensata al declarar que “Todos nos asomamos al abismo, si nunca miramos abajo ¿cómo podríamos saber quienes somos?”.

Un abanico es la clave para entrar en el comportamiento de una sociedad que vive entre los chismes, intrigas, deseos, malas interpretaciones cinismo y secretos con una fineza de humor y concluir que el amor sale victorioso sea como sea.

A pesar del tiempo transcurrido, las historias de los grandes escritores como Oscar Wilde y William Shakespeare entre otros, estarán vivos en la pantalla cinematográfica, sin perder de vista que leer sus obras es gratificante.

Y como Oscar Wilde tuvo razón en decir que “La vida es demasiado importante como para hablar de ella en serio”, me quedo imaginándome cuántas veces dijo: “No quiero estropear mi ignorancia natural, es la clave de la felicidad. Buena salud es importante pero la ignorancia es la clave. Mucho saber y se está condenado”.

5 comentarios:

Pilar dijo...

Uff este blog avanza vertiginoso e interesante.
Me encantó ver la foto de Ennio Morricone, pues adoro su música y no tenia su rostro en mi cabeza.
Escribes muy bien.
Felicitaciones y Hasta Pronto.-

Anónimo dijo...

Buscando algo de Wilde me topé con esta interesante página, bueno, aún con las mejores frases me faltarían adjetivos para definir lo que en este momento puedo expresar...

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Marcelo del Valle Romero dijo...

Este fin de semana (estamos a mediados de junio del 2007 en la Patagonia) terminé de leer "El abanico..." de Wilde, y entonces quise saber otras opiniones. Las verdad es que no sabía que existía una película sobre la obrita. Me gustó y me divertí mucho cuando los hombres se tiran parrafadas cínicas en la habitación de Lord Darlington, mientras las mujeres están escondidas detrás de los cortinados. Es bueno saber que existe gente como vos para compartir lecturas...
Es la primera vez que leo tu blog... Un beso.
Marcelo de Caleta Olivia.

Luis Angel dijo...

Me he descargado "El abanico de Lady Windermere" teatro para tv. joder!!! con 47 años descubro que es genial... y yo, como alguno personajes teatrales, enfrento dos mundos... el del maravilloso mundo del teatro que descubro tarde pero a tiempo y los canales que hablan de la pelea del pipi con arnau. Que pena que no sea rentable hacer buen teatro tb en televisión!!!